jueves, 24 de marzo de 2011

Mundo real y mundo virtual.




El Equilibrio




Hoy por hoy, nos encontramos a cada instante fluctuando entre la realidad y la virtualidad tecnológica. Nos encontramos sumergidos ó navegando permanentemente en la gran red de redes (internet), ya sea por nuestras obligaciones laborales, estudios, diversión y comunicación. En este último punto, es importante detenernos un segundo y ver lo que está ocurriendo fuertemente en nuestra sociedad.

La necesidad de comunicarnos, utilizando internet, ha tenido un cambio brusco con la masificación del uso de esta tecnología, cruzando sectores sociales, grupos etarios, etc.

Es innegable el listado de aspectos positivos de esta tecnología: El desarrollo de la educación, la cultura, la economía. En otros aspectos, la capacidad de comunicarnos con personas en cualquier parte del mundo, la integración de personas a grupos virtuales, las cuales puedan expresarse libremente, sentirse acogidas y aceptadas con un desarrollo del sentido de pertenencia e identidad, etc. Claro ejemplo de lo anterior, son las redes sociales como facebook, las cuales han logrado crear a través de su interacción, verdaderos fenómenos sociales, como la masificación de la conciencia ambiental en el mundo, defensa de las minorías étnicas, cambios de gobiernos en otras latitudes, etc.

Sin embargo, esta comunicación virtual, paradójicamente, con el uso excesivo de internet en nuestras vidas, ha ido provocando, en muchas personas, una dependencia excesiva a la conectividad virtual en desmedro del contacto social real, aquel de carne y hueso. Se ha ido reemplazando la charla de café por la “pantalla en un cybercafé”.

Actualmente, la generación nativa de internet es una gran consumidora en horas, lo cual puede provocar, en algunos casos, consecuencias negativas, como por ejemplo: reducción de su círculo social “real”, malestar psicológico, aislamiento de su entorno familiar, el reemplazo de los vínculos más fuertes por aquellos más pasajeros y volátiles, necesidad excesiva del uso de internet, obsesión por este consumo, pérdida paulatina de la capacidad de adaptación social, del desarrollo de interrelaciones personales, bajo desarrollo del lenguaje, la alteración de la alimentación y actividad física ( obesidad infantil ), trastornos del sueño y otras enfermedades físicas, etc.

Es importante que cada uno de nosotros construyamos una sociedad con desarrollo tecnológico sin perder el elemento básico fundador, el ser humano … y más humano cada día. Aportar al encuentro social permanente, a interactuar cara a cara en la sociedad. Hay muchos aspectos de la riqueza humana que solamente se perciben en el contacto real.

Mientras mantengamos el contacto, la comunicación real y la virtualidad en equilibrio, podremos aprovechar las bondades de esta tecnología. Somos responsables frente a nuestros pares y frente a nuestros hijos de mantener la combinación de estos entornos en su justa medida, evitando que la propia tecnología deje al ser humano en un segundo orden.



Área Soporte
Dirección de Informática UC

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada