jueves, 25 de agosto de 2011

Ergonomía en nuestro puesto de trabajo.

El término ergonomía proviene del griego y hace referencia al estudio de los datos biológicos que permiten la adaptación entre el hombre y las máquinas o los objetos.


La ergonomía hoy en día es origen de bastantes estudios y abarca diversos aspectos como niveles de ruido, tipos y calidad de luz, dimensiones del mobiliario, temperaturas y humedad óptimas, etc.

En este artículo y en los futuros artículos de ergonomía que suba a este blog, se orientaran básicamente a la ergonomía informática, vale decir, la adaptación de la máquina humana y el trabajo con computadores y como reducir los riesgos de eventuales lesiones o daños a nuestro organismo por una mala práctica, postura o uso de un hardware poco apropiado.

En este primer artículo nos basaremos en nuestro puesto de trabajo, que si bien no es un hardware propiamente tal, está estrechamente ligado con nuestro equipo computacional y nuestro diario convivir con el mismo.

Según estudios… el 75% de las lesiones, dolores y molestias son a causa de malas posturas que al hacerse costumbre en el largo plazo pueden incluso llegar a transformase en una lesión o patología que necesite tratamiento médico.


Vamos a los datos:

Según datos entregados por el departamento de prevención de riesgos, el plano de trabajo (superficie que soporta nuestro PC… un escritorio o mesón) debería tener una altura respecto al suelo entre 65 – 76 CM si fuese de altura regulable y 73 CM si fuese no regulable, sí éste tuviese cajones, estos debiesen poseer un mecanismo de rieles que permita un desplazamiento liviano y suave, el escritorio debe permitir que cuando estemos frente al PC tengamos la posibilidad de estirar nuestras piernas por lo que se sugiere que el escritorio tenga una profundidad mínima de 70 CM, la superficie de trabajo sugerida es de 120 cm de ancho y debe permitir que la silla pueda entrar fácilmente debajo de la misma así como también se recomienda que existas un espacio libre detrás de escritorio de 80 cm para un desplazamiento libre de la silla.



Los apoya pies cumplen un rol importante en las personas de baja estatura ya que evita que estas deban adoptar posiciones incomodas para adecuarse al mobiliario restante, los apoya pies deben ser de 400 x 400 mm con una altura de 50 – 250 mm con una inclinación de 10º.

La silla por otra parte, debe tener una altura variable entre 38 y 54 cm, un respaldo lumbar de 15 - 25 cm con un ángulo de 100 - 120 grados, los respaldos altos permiten un apoyo total de la espalda y por ello la posibilidad de relajar los músculos y reducir la fatiga.

La superficie de la silla debiese tener una anchura de 40 – 45 Cm y una profundidad de 38 y 42 cm, un acolchado de 20 mm de tela flexible y respirable, La base de apoyo de la silla debe garantizar una correcta estabilidad de la misma y por ello dispondrá de cinco brazos con ruedas que permitan la libertad de movimiento.
Si nuestra silla cuenta con apoya brazos estos debiesen tener un ancho útil de 4 cm y una longitud de 22, la altura de estos debiese ser regulable entre 19 – 25 cm. Deje que los apoya brazos soporten el peso de sus brazos mientras trabaja y no la parte superior de su espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada